Diario Veterinario | Periódico referente de salud animal y veterinaria

WSAVA no considera necesario vacunar contra COVID-19 a las mascotas

La organización, en su última actualización sobre la COVID-19 y los animales de compañía, ha emitido un texto donde explica que la vacunación de perros y gatos no es una necesidad actualmente
En la pasada comunicación del mes de marzo, la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA) explicaba que varios perros y gatos en Texas desarrollaron anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en base a un proyecto de vigilancia activa de mascotas propiedad de personas con COVID-19.

 

Sin embargo, desde las últimas semanas, en la web de la Organización Mundial para la Salud Animal (OIE)no se han publicado nuevos casos de SARS-CoV-2 en perros o gatos testados por PCR o aislamiento de virus.

 

LA PRIMERA VACUNA PARA MASCOTAS

 

La mayoría de los esfuerzos sobre el SARS-CoV-2 en el último mes se han centrado en los empeños mundiales para vacunar a un gran volumen de personas. Sin embargo, el 31 de marzo, Rusia anunció que había aprobado la primera vacuna COVID-19 para mascotas del mundo.

 

La vacuna, conocida como Carnivac-Cov, se sometió a ensayos clínicos en perros, gatos, visones y otros animales. Según los desarrolladores de vacunas, todos los animales probados desarrollaron anticuerpos contra el coronavirus, y que llevaron a la conclusión de que la vacuna es inofensiva y tiene una alta inmunogenicidad. En la última actualización de abril, WSAVA explica que la agencia gubernamental que desarrolla la vacuna explicó que las dosis podrían estar ampliamente disponibles en unos meses.

 

Según el Servicio Federal de Supervisión Veterinaria de Rusia, se requería una vacuna para mascotas como seguro contra variantes que pudieran propagarse más fácilmente. “La agencia dijo que había desarrollado la vacuna para animalesen parte como una herramienta de salud pública en caso de que el virus se propagara de animales a humanos o, en el peor de los casos, mutara en animales y luego se propagara a los seres humanos de una forma más virulenta”, comentan desde WSAVA.

 

En esta línea, la asociación veterinaria considera que “el anuncio de Rusia, y un artículo anterior publicado en enero en el New York Post sugiriendo que podría ser necesaria una vacuna SARS-CoV-2 para perros y gatos, ha alimentado las discusiones de los dueños de mascotas de todo el mundo que ahora se preguntan si su mascota debe ser vacunada contra el virus y si la vacuna es segura”.

 

Los Asesores Científicos y de Salud de la WSAVA creen que se deben considerar varios hechos relativos a la vacunación de perros y gatos contra el SARS-CoV-2. Las razones principales para vacunar a los animales serían disminuir el potencial de transmisión zoonótica a las personas (de la misma manera que la rabia, por ejemplo), y para disminuir el riesgo de que las mascotas puedan sufrir una enfermedad grave.

 

Mientras que el SARS-CoV-2 es conocido por infectar varias especies animales, incluyendo perros y gatos, los seres humanos son la principal fuente de la infección. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), actualmente no hay evidencia de que las mascotas desempeñen un papel importante en la propagación del virus a las personas, y el riesgo de que las mascotas propaguen COVID-19 a las personas es bajo. “No ha habido casos en los que se haya demostrado que un perro o un gato transmita el virus a las personas. Por lo tanto, por el momento, no hay una necesidad aparente de una vacuna SARS-CoV-2 para perros y gatos desde un punto de vista de salud pública”, concluyen.

 

Diario Veterinario | Periódico referente de salud animal y veterinaria

El problema de las cataratas en los perros

En perros, la causa más común de una catarata es la genética y la segunda la diabetes
Las cataratas son una de las principales causas de ceguera en personas de todo el mundo y la causa más común de discapacidad visual en personas mayores de 55 años. Al igual que las personas, a medida que los perros envejecen, sus ojos pueden comenzar a verse más nublados. Si bien existen muchas similitudes entre el ojo humano y el ojo canino, existen muchas diferencias, incluida la causa más común de cataratas en los perros.

 

Una catarata es una opacidad en la lente, que enfoca la luz en la retina. En perros, la causa más común de una catarata es la genética. La mayoría de los perros que desarrollan cataratas hereditarias lo hacen cuando son jóvenes o de mediana edad. Criar a un perro con cataratas hereditarias puede llevar a transmitir esta mutación a su descendencia.

 

La diabetes es la segunda causa más común de cataratas caninas. “Después de un año de ser diagnosticado con diabetes, la mayoría de los perros desarrollarán cataratas avanzadas. Curiosamente, es muy raro que los gatos con diabetes desarrollen cataratas debido a las concentraciones variables entre las especies de enzimas que procesan altos niveles de azúcar en el cristalino”, explica Emily Sharpe, veterinaria oftalmóloga del Colegio Americano de Oftalmólogos Veterinarios.

 

Catarata

Una catarata en un labrador retriever con diabetes.

 

CIRUGÍA PARA ELIMINARLAS

 

Para eliminar las cataratas y restaurar la visión, la experta señala que se requiere cirugía. “En general, la cirugía de cataratas se recomienda para pacientes con cataratas avanzadas o cataratas que afectan la visión. La cirugía de cataratas en perros se realiza de manera similar a la de las personas, excepto que los perros deben estar completamente anestesiados”.

 

Si bien, Sharpe asegura que, si no se puede realizar la cirugía, los perros con discapacidad visual aún pueden tener una calidad de vida maravillosa. “Para adaptarse a la pérdida de visión, los perros dependen en gran medida de sus sentidos del olfato, tacto y audición. Pueden hacer ajustes mínimos para asegurarse de que no pueden lesionarse accidentalmente, como evitar escaleras, piscinas, etc. Las cataratas avanzadas pueden provocar inflamación dentro del ojo, por lo que los perros con cataratas deben tratarse con gotas para los ojos antiinflamatorias”, apunta.

 

Mientras que algunos perros mayores desarrollan cataratas, la esclerosis nuclear es la razón más común para que los perros desarrollen una apariencia turbia en sus ojos. “Un cambio normal de envejecimiento en los perros, la esclerosis nuclear no causa pérdida de visión”, aclara. La compresión de las fibras de la lente y el endurecimiento del centro de la lente dan como resultado una apariencia turbia. Este cambio también ocurre en personas que resultan en presbicia. Esta es la razón por la cual las personas alrededor de los 40 años comúnmente necesitan gafas para leer, ya que su lente ya no es tan “flexible” como lo era antes.

 

Por último, si le preocupa que el ojo de su perro se vea turbio, la oftalmóloga recomienda consultar a un veterinario “para un examen oftálmológico para determinar la causa y derivarlo a un oftalmólogo veterinario si fuera necesario”.  

Diario Veterinario | Periódico referente de salud animal y veterinaria

Los perros sufren estrés con métodos de entrenamiento basados en el castigo

Los métodos de entrenamiento basados en el castigo comprometen el bienestar del perro, según un nuevo estudio
| 

 

 

Los perros entrenados con estímulos aversivos, que implican castigos por comportamientos incorrectos, muestran evidencia de niveles de estrés más altos en comparación con los perros entrenados con métodos basados en recompensas, según un estudio publicado PLOS ONE por Ana Catarina Vieira de Castro, de la Universidad de Porto, Portugal, y sus compañeros.

 

Los investigadores observaron el comportamiento de 92 perros de 7 escuelas de adiestramiento canino en Portugal que utilizan métodos aversivos, métodos de recompensa (que se centran en recompensar los comportamientos deseados) y métodos mixtos (que combinan el uso de ambos, recompensas y estímulos aversivos). Filmaron sesiones de entrenamiento y analizaron muestras de saliva para detectar la hormona cortisol relacionada con el estrés. Los perros entrenados con métodos aversivos y mixtos mostraron más comportamientos relacionados con el estrés, como agacharse y aullar, y mostraron mayores aumentos en los niveles de cortisol después del entrenamiento que los perros entrenados con recompensas.

 

Los autores también realizaron una prueba de sesgo cognitivo en un lugar desconocido fuera del entorno de entrenamiento habitual del perro con 79 de los perros, para medir su estado emocional subyacente. Descubrieron que los perros de las escuelas que usaban métodos aversivos respondían de manera más pesimista a situaciones ambiguas en comparación con los perros que recibían un entrenamiento mixto o basado en recompensas.

 

Estudios previos basados en encuestas y evidencia anecdótica han sugerido que las técnicas de entrenamiento basadas en castigos pueden reducir el bienestar animal, pero los autores afirman que este estudio es la primera investigación sistemática de cómo los diferentes métodos de entrenamiento influyen en el bienestar tanto durante el entrenamiento como en otros contextos. “Estos resultados sugieren que las técnicas de entrenamiento aversivas pueden comprometer el bienestar animal, especialmente cuando se usan con alta frecuencia”, afirman.

 

ANIMAL´S HEALTH

Lo que se sabe hasta ahora del coronavirus Covid-19 en animales

La veterinaria e investigadora del CISA-INIA Elisa Pérez-Ramírez comparte toda la información científica sobre Covid-19 en animales recogida hasta el momento, y concluye que el papel de los animales en la transmisión sigue siendo insignificante

Desde que a finales de febrero las autoridades de Hong Kong informaran de un caso positivo en un perro asintomático, se ha venido produciendo un goteo de casos de coronavirus Covid-19 en animales, desde perros, pasando por gatos —dos de ellos en España— , visones, e incluso tigres y leones.

Para ordenar todo lo conocido hasta el momento sobre el coronavirus y los animales, la veterinaria e investigadora del  Centro de Investigación en Sanidad Animal (CISA) del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), Elisa Pérez-Ramírez, ha realizado un recopilatorio de la información científica conocida.

El documento, que es una actualización de otro publicado hace dos semanas, forma parte del proyecto MedilabSecure, que promociona la colaboración trasnacional para la vigilancia de zoonosis en el área mediterránea.

Según los datos de Pérez-Rámirez, hasta el momento se ha detectado ADN del virus mediante la prueba PCR en 11 gatos de Bélgica, Hong Kong, Estados Unidos, Francia, España, Alemania, Holanda y el último de ellos en Rusia, notificado a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) este mismo martes 26 de mayo.

Los gatos estuvieron en contacto cercano con humanos positivos a Covid-19, salvo el caso de Holanda, y la mayoría de ellos mostraron signos clínicos respiratorios y digestivos, aunque al menos 2 de ellos no presentaron síntomas, uno de ellos en España.

Además, el informe indica que en el caso de Holanda se detectaron anticuerpos de coronavirus en 7 gatos  —uno de ellos también dio positivo en PCR y está contabilizado en los 11 casos— que pertenecían a una granja de visones que también fueron infectados por coronavirus. De hecho, se sospecha que fueron los visones los que infectaron a los gatos.

Sobre las infecciones en visones, el informe señala que 4 granjas de visones holandesas han notificado en los últimos meses casos de infección en sus animales, tras entrar en contacto con trabajadores infectados. Los animales pueden cursar la infección de manera asintomática, aunque algunos muestran un cuadro digestivo y respiratorio.

EL SALTO DEL CORONAVIRUS DE VISONES A HUMANOS ES UNA EXCEPCIÓN

La veterinaria comenta sobre este suceso que las investigaciones apuntan a que el virus circuló entre los visones y luego saltó a 2 trabajadores. Además, se está investigando el potencial papel de los gatos como transmisores del virus entre granjas.

Asimismo, señala que este caso supondría una excepción a las infecciones conocidas, que se han producido de humano a animal, debido a que se ha creado un contexto epidemiológico muy concreto con granjas con altas densidades de animales en el que parece que podrían llegar a transmitirse el virus al ser humano.

El informe no se olvida tampoco del resto de animales afectados: 3 perros positivos en PCR en Hong Kong y Holanda, todos sin signos clínicos; así como 3 tigres y 3 leones con síntomas compatibles en un zoo de Nueva York, habiéndose confirmado en PCR un caso en cada uno de los animales.

Además de los casos de campo, el documento también recoge infecciones en laboratorio en distintos animales llevadas a cabo por investigadores chinos, alemanes y estadounidenses, de los que se concluye que los gatos y hurones son muy susceptibles; los hamsters, macacos y murciélagos de la fruta también se pueden infectar; los perros tienen una susceptibilidad baja; y los cerdos, pollos y patos no son susceptibles.

Por último recoge estudios epidemiológicos realizados en Estados Unidos, Hong Kong, Francia, China, España y Holanda en los que se registran unas seroprevalencias en gatos que rondan entre un 10% y un 30%

DIARIO VETERINARIO

La rabia es una de las zoonosis más mortíferas en el mundo

En la actualidad, el 99% de los casos de rabia humana se deben a la transmisión de un perro contagiado. Por ello, es de vital importancia el papel de los veterinarios
| 

 

Desde 2007, cada 28 de septiembre se conmemora el Día Mundial de la Rabia ya que fue en esa fecha cuando falleció Louis Pasteur, químico que creó la vacuna antirrábica en el año 1895. La vacuna es, junto con otras formas de prevención, la mejor forma de evitar el contagio y la propagación de esta zoonosis.

 

En la actualidad, el 99% de los casos de rabia humana se deben a la transmisión de un perro contagiado. Por ello, es de vital importancia el papel de los veterinarios en este panorama, pues son los encargados de erradicar la enfermedad con el control y cuidado de los animales para que, según está fijado en los objetivos de la Agenda 2030 por la organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Alianza Mundial para el Control de la rabia (GARC), no haya más muertes de personas contagiadas por el virus, que actualmente sobrepasa las 75.000 defunciones al año a nivel mundial.

 

El presidente del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios, Fidel Astudillo, hace un llamamiento a los profesionales veterinarios, así como a la población en general, para que consideren la importancia de esta zoonosis en nuestra sociedad actual. No olvidemos el concepto de “One Health”, en el que para garantizar la salud de los humanos es imprescindible que los animales que conviven con nosotros estén sanos, ya que nuestra salud, la de los animales y la de nuestros ecosistemas están interrelacionadas.

 

La rabia es una enfermedad que se transmite a través de un virus altamente infeccioso, Lyssavirus, Rabdoviridae, y se contagia con la mordedura, la saliva o el arañazo procedente de un animal infectado.

 

Fidel Astudillo hace hincapié en el trabajo diario de veterinarios en la prevención y contención de la enfermedad para controlar y bajar las cifras actuales de rabia en todo el mundo. También resalta la labor de veterinario en la correcta identificación y registro de los animales, otra pieza clave en el control de las enfermedades.

 

La vacunación frente a la rabia en perros rompería la transmisión del animal al hombre y salvaría cientos de miles de vidas. Por ello, es necesario que todos los perros estén vacunados. También se debe seguir un protocolo de protección apropiado frente a esta enfermedad como detección precoz, vigilancia, valoración de riesgo y control de la enfermedad en animales salvajes. 

 

"Los veterinarios deben tener un papel activo clave también en la educación ciudadana sobre los riesgos de esta enfermedad vírica. A través de campañas informativas, de conferencias, charlas, comunicados… evitando así la exposición innecesaria de personas a animales con rabia", reclama.

 

El Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios trabaja en primera línea de fuego en la Salud Animal y la Salud Pública para la prevención, control y erradicación de esta zoonosis.

 

Aunque nuestro país se considera libre de rabia, no dejamos de tener casos puntuales como el de Toledo en 2013 o el de Ceuta y Melilla en 2019-20, y otros que han aparecido en países europeos, en los que los perros infectados estuvieron o pasaron por nuestro país. Ello demuestra que nuestra situación no es segura 100%.

 

También nuestra frontera con Marruecos, donde hay rabia, hace que tengamos que estar alerta, siendo la vacunación de los animales la mejor medida para frenar un posible brote en Andalucía y España.

 

En la comunidad andaluza, en concreto, la vacunación antirrábica en perros, gatos y hurones se debe realizar de manera obligatoria a partir de los tres meses de edad de los animales, ser revacunados a los 30 días posteriores y, luego, volver a inmunizarlos todos los años.

DIARIO VETERINARIO

 

Frente a la leishmaniosis canina, “la prevención es el mejor tratamiento”

La leishmaniosis es una enfermedad zoonótica con una especial relevancia en España debido a su alta prevalencia. El 1 de junio se celebra el “Día Nacional de la Prevención contra la leishmaniosis”
| 

 

Para concienciar sobre la incidencia de esta enfermedad y la importancia de su prevención, se celebra el 1 de junio el “Día Nacional de la Prevención contra la leishmaniosis”.

 

La leishmaniosis es una enfermedad parasitaria con carácter zoonótico. A día de hoy, según la Organización Mundial de la Salud, es la segunda enfermedad provocada por un protozoo más importante del mundo, solo superada por la malaria.

 

Esta enfermedad se transmite fundamentalmente a través de la picadura de los flebótomos, una especie de mosquito. En la mayor parte de las ocasiones, la transmisión se realiza de mosquito a perros, pero también puede afectar a otras especies humanos, gatos o hurones. Sobre esta última especie, se detectó recientemente y por primera vez en España, un animal positivo a leishmaniosis. Este hallazgo resaltó la importancia de estudiar el papel epidemiológico de los hurones en la transmisión de esta enfermedad.

 

En cuanto a la prevalencia de la enfermedad en los humanos, estiman que en España se han detectado 700 casos de leishmaniosis en los últimos años.

 

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

 

Frecuentemente asociada a climas mediterráneos, tropicales o subtropicales, el cambio climático está produciendo veloces cambios en el mapa nacional de la leishmaniosis. Así, en la cordillera cantábrica se han comenzado a detectar casos autóctonos de la enfermedad, donde nunca había sido endémica. Según un estudio realizado por MSD Animal Health, hasta un 2% de los perros de la región cántabra podrían estar afectados.

 

Otro estudio realizado sobre lobos salvajes de la montaña asturiana evidencia que hasta un tercio de estos animales son positivos a la enfermedad. Estos resultados ponen de manifiesto el imparable avance geográfico del parásito y la importancia del concepto “Una Sola Salud” en el abordaje de las enfermedades emergentes.

 

Por otra parte, en zonas históricamente vinculadas a esta enfermedad, se viene observando durante los últimos años un incremento preocupante en el número total de personas afectadas. En la comunidad valenciana, se estima que la media es siete veces superior a la media nacional, con 3,52 casos por cada 100.000 habitantes.

 

En otra región donde la leishmaniosis es una vieja conocida, Andalucía, un estudio revela que hasta un 10,12% de los perros son seropositivos a este parásito. En esta comunidad, es una enfermedad de declaración obligatoria debido a su alta prevalencia, y la tendencia alcista continua. En el 2019, la Red Nacional de Vigilancia de Salud Pública registró su pico máximo de tasa de infectados.

 

LA PREVENCIÓN ES FUNDAMENTAL

 

“Frente a enfermedades zoonóticas emergentes, la prevención es el mejor tratamiento”, afirman desde el Colegio de Veterinarios de Badajoz.

 

En este sentido, la vacunación constituye un pilar fundamental en el control de esta enfermedad, ya que permite crear una inmunidad de rebaño y limitar la propagación del parasito. Además, el protocolo de vacunación de esta enfermedad implica un testeo previo a la aplicación de la vacuna.” El testeo regular de los perros es clave para detectar portadores asintomáticos con capacidad de transmisión como hospedadores”, añaden los veterinarios.

 

Otro aspecto a tener en cuenta es el control del hospedador intermediario, es decir, el mosquito. La aplicación de antiparasitarios externos, como pipetas o collares, constituyen una herramienta importante para controlar la actividad de estos mosquitos sobre las mascotas.

 

Cabe recordar que el pico de actividad del flebótomo es de mayo a octubre, aunque este si las condiciones climáticas son favorables pueden actuar en otras épocas del año.

Diario Veterinario | Periódico referente de salud animal y veterinaria

Cuidado con el golpe de calor en las mascotas

Las mascotas también sufren con las altas temperaturas y pueden tener consecuencias graves como el golpe de calor, advierte el Colegio de Veterinarios de Madrid
| 

 

Las temperaturas muy elevadas pueden tener consecuencias graves, como el golpe de calor, que, sin una intervención rápida, puede llevar a la muerte del animal. Por ello, desde el Colegio de Veterinarios de Madrid (Colvema) ofrecen una guía para prevenirlo, detectar los síntomas y actuar en caso de producirse.

 

Los veterinarios recomiendan que la mascota tenga a su disposición agua fresca y limpia las 24 horas del día y comprobar periódicamente que quede agua en el bebedero y que no esté en pleno sol. “En verano es fácil que el agua evapore o simplemente se caliente y el perro deje de beber por eso. El agua no es importante solo en casa: no olvides llevarte agua cuando sales de paseo, vas de excursión o haces un viaje en coche con tu perro”, indican.

 

Como consecuencia del calor intenso, el animal puede reducir el apetito y las ganas de moverse. Se recomienda darle de comer en las horas menos cálidas del día, como a primera hora de la mañana o por la noche.

 

“Es muy importante que el perro tenga un lugar fresco y protegido del sol donde descansar, sobre todo en las horas más cálidas del día tanto en casa como si vive en el exterior y no conviene salir a pasear en las horas centrales del día cuando el calor es más extremo. El suelo de la calle, al estar muy caliente, puede dañarles las almohadillas y es frecuente que al dar paseos y correr a estas horas, puedan sufrir lipotimias. Además, como recomiendan muchos veterinarios en sus consultas, cuando saques a tu perro a pasear, aplica la "regla de los 5 segundos": ¿Aguantas tú 5 segundos el calor del asfalto poniendo el dorso de la mano sobre el suelo? Si no es así, a ellos les pasa igual en las almohadillas de sus patas, por lo que no es el momento de sacarlo y, si es necesario, se le debe pasear por donde haya césped o por el asfalto pero buscando algo de sombra, ya que pueden sufrir erosiones e incluso quemaduras en sus almohadillas”, advierten.

 

Por otra parte, recuerdan que nunca se debe dejar al perro en un coche con las ventanillas cerradas, ni siquiera si está a la sombra.

 

Respecto a los cortes de pelo en verano, “lo importante es dejar unos 2-3 centímetros aproximados de longitud ya que el pelo en parte protege del calor y de las quemaduras solares”.

 

Los perros no transpiran como los humanos, sino que lo hacen sólo a través de la boca dificultando mucho más su autorregulación de temperatura, puesto que se refrigeran únicamente a través de la respiración y del jadeo (se debe tener mayor precaución con ciertas razas, como son los boxer, carlinos, bulldogs, y cualquier perro de tipo braquicéfalo, es decir, con hocico corto o chato) y por ello son mucho más propensos al golpe de calor que los humanos.

 

GolpecalorWS

Infografía elaborada por Colvema.

 

“Todo lo anterior es muy importante para prevenir el golpe de calor pero, si se produce, debemos estar atentos y detectar sus síntomas”.

 

Por último, el Colegio de Veterinarios de Madrid señala que, si el animal respira con dificultad y se niega a andar, lo primero es intentar bajar la temperatura lo antes posible. “Busca rápidamente una sombra, ofrécele agua si puede beber, y refréscale poco a poco (nunca de golpe en una bañera o con una manguera) hasta que se estabilice y retome una respiración normal. Si los síntomas o la situación son más graves, puedes empapar una camiseta en agua que lleves y aplicársela tipo paño húmedo en cuello y cabeza y llevarle urgentemente a un centro veterinario”.